Sala de prensa

 

El significado de las posadas y las celebraciones mexicanas de diciembre

Llegó ese momento del año en que nos reunimos con la familia, los amigos, los colegas y la comunidad escolar. Pero, ¿sabes cuál es el origen de los festejos anteriores a la Navidad?

A 12 días del arranque de diciembre, es muy probable que ya tengas en tu agenda más de una posada a la que vas a asistir, si no es que ya estuviste en alguna. Quizá en tu comunidad escolar también están organizando una fiesta prenavideña, con piñatas, juegos, canciones, representaciones bíblicas, dulces y otros elementos que no pueden faltar en los festejos de esta temporada.

Pero, ¿sabes cuál es el origen de esta tradición? Si tu respuesta es no, te lo contamos a continuación, para que a su vez puedas contarle a tus alumnos en el aula o en plena celebración. Aquí vamos:

En primer lugar, hay que decir que los días previos al nacimiento de Jesús se conmemoran en general en la tradición católica. Según los relatos tradicionales, a José y a María les tomó nueve días el traslado desde Nazaret a Belén, donde finalmente nació el niño Dios en un modesto pesebre.

Pero en México, estas fiestas tienen un toque especial. El primer registro que existe de las posadas en nuestro territorio data de finales del siglo XVI. En el año 1587, el religioso agustino Fray Diego de San Soria solicitó al papa Sixto VI un permiso para celebrar anualmente, en lo que hoy es el Estado de México y otras sedes del Virreinato, misas diarias del 16 al 24 de diciembre, para recordar ese pasaje de la Biblia.

Las celebraciones que comenzaron en los templos y en los atrios, poco a poco se extendieron hacia la vía pública, donde se mezclaron los festejos religiosos y los profanos. Según las crónicas de la época, las calles se llenaban de gente y se formaban procesiones. Muchos llevaban velas, cantaban y bailaban. Pero cuando era preciso, se arrodillaban para rezar.

Fue en el siglo XIX cuando las posadas se comenzaron a celebrar al interior de las casas, aunque en algunos sitios también se hacían los festejos de las calles. Hoy en día, la tradición continúa en muchas familias, y en otras se ha perdido o ha ido cambiando. Ahora, en lugar de cantar, muchos prefieren dejar tocando una playlist navideña y el lugar se alumbra con foquitos eléctricos en lugar de con velas.

Si todavía no celebran la posada en tu comunidad escolar, asegúrate de tener los elementos indispensables para que sea lo más tradicional posible:

Representación de los peregrinos, ya sea con personas o muñecos

  • Velas
  • Colación
  • Piñata
  • Frutas de temporada, como mandarinas, tejocotes, caña, limas, etc.
  • Luces de bengala
  • Papel picado
  • Tamales, atole y buñuelos

 

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
4 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top