Sala de prensa

¿Todos los jóvenes necesitan una educación universitaria?

Según el especialista Tony Wagner, el gran reto es preparar a los estudiantes para que sean innovadores y no necesariamente para la educación superior.

La mayoría de los padres y maestros esperan que sus hijos y alumnos lleguen a cursar una carrera universitaria. Sin embargo, en nuestra actualidad de cambio acelerado resulta muy pertinente cuestionar dicha expectativa.

Según el doctor en educación Tony Wagner, “no tenemos que preparar a todos los niños para la universidad, pero sí tenemos que preparlos para la innovación”. El investigador, entrevistado por el diario El País, considera que los sistemas educativos del mundo tendrían que ofrecer mayor opciones a sus estudiantes, ya que muy pocos de entre ellos se benefician realmente del sistema universitario.  

De acuerdo con un informe de la OCDE, publicado en 2017, solo el 17% de la población mexicana entre 25 y 64 años cuenta con estudios de educación superior. Esto coloca al país en los últimos lugares de los países de la OCDE, cuyo promedio es de 37%.

El informe destaca que el nivel educativo tiene una relación directa con el empleo, pues entre mayor sea el nivel de estudios, mayor suele ser la remuneración. Esto es particularmente cierto en México, donde los adultos con título universitario ganan en promedio más del doble que aquellos con estudios de educación media superior.

Sin embargo, hay otros países donde la universidad no es el único camino.

Wagner considera que Finlandia es un ejemplo a seguir, pues su sistema educativo es uno de los pocos que se preocupa por acompañar a sus niños y jóvenes desde edades tempranas para encauzar sus talentos y habilidades. “Es el único país que hace todo bien a la hora de preparar a los niños para la era de la innovación”, afirma el doctor en educación en Harvard, quien trabajó como investigador en dicha institución durante más de 20 años.

“Finlandia da opciones a los niños”, explica el experto. “Cuando cumplen 11 años, los estudiantes comienzan a reunirse unas pocas horas a la semana con su orientador. Tres años después, los jóvenes eligen entre un programa académico convencional, que los lleva directo a bachillerato, y un programa de educación técnica, que los conduce directamente a un buen trabajo y a bachilerato. El 45 % de niños elige el programa técnico porque los lleva directo a un buen trabajo”.

Wagner se pregunta, “si no queremos ni necesitamos una educación universitaria, ¿por qué seguimos diciendo a los niños que todos tenemos que ir a la universidad?”

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
15 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top