Sala de prensa

¿Cómo impactará la cuarta revolución industrial en la educación?

El director educativo de la OCDE analiza las grandes tendencias globales que ya están transformando las demandas sobre las escuelas y el mercado laboral.

“Es mucho más fácil educar a los estudiantes para nuestro pasado que para su futuro”, sostiene Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE. “Las escuelas son sistemas sociales inherentemente conservadores, y como padres, nos causa ansiedad que nuestros hijos aprendan cosas que nosotros no entendemos”.

Pero el mundo cambia a gran velocidad, añade Schleicher en un artículo recientemente publicado en el blog Education and Skills Today. En él resume una investigación que llevó a cabo la organización sobre el futuro de la educación y de los empleos, y que fue presentada durante el pasado Foro Económico Mundial de Davos.

Para realizar dicho análisis, el autor toma en cuenta las grandes tendencias globales que moldean a la educación. Pero a la vez, advierte Schleicher, en la educación está la clave para moldear estas megatendencias. “Las competencias correctas son capaces de empoderar a las personas y las comunidades para hacerse cargo de su futuro”, dice.

Las megatendencias que moldean la educación, según la OCDE, son las siguientes:

  • Crecimiento de la clase media. En los próximos 10 años, la mayoría de la población mundial será de clase media, en buena medida gracias a China e India. Esto aumentará la presión de ofrecer una mejor educación para más gente. Sin embargo, las desigualdades continuarán, a medida que la riqueza se concentra en el 10% de la población. Lo anterior también se refleja en las escuelas: la desigualdad económica puede provocar desigualdad de oportunidades.
  • Migración internacional. El continente asiático ha reemplazado a Europa como el principal destino para los migrantes, ya que atrae dos millones de personas cada año. Esta migración genera una gran diversidad en los salones de clase y plantea varias preguntas: ¿Cómo atender las necesidades de aprendizaje de estudiantes con orígenes sociales y culturales tan diversos? ¿Qué significa esto al enseñar sobre ciudadanía e identidad? ¿Es responsabilidad de la escuela transmitir los valores de una sociedad?  
  • Inestabilidad financiera. Según la OCDE, la deuda de las familias a nivel global tiende a crecer mientras los ahorros decrecen. Desde su visión, las personas pueden ocuparse de su estabilidad financiera siempre y cuando cuenten con los conocimientos y las habilidades correctas, pero actualmente no parece ser el caso. La última prueba PISA –que se realiza a los estudiantes de 15 años de los países miembros de la organización– arrojó que casi el 25% de ellos carecen de conocimientos sobre finanzas personales.
  • La digitalización acelerada. Al conectar personas, ciudades y países, el internet ha permitido potencializar las ideas. Pero a la vez ha creado un mundo más complejo, volátil e incierto. La digitalización puede ser democratizadora, pero a la vez concentrar los grandes poderes. La voz más pequeña puede escucharse en todos lados, pero al mismo tiempo, la digitalización puede ser homogeneizante. Los algoritmos de las redes sociales crean burbujas de personas con ideas similares, alejadas de quienes piensan distinto.

En la mayoría de los países, los estudiantes que hacen la prueba PISA dijeron que se sienten mal si no están conectados a internet. En algunos países, el tiempo que pasan conectados los chicos de 15 años se ha duplicado en los últimos tres años. “Internet es parte de nuestra vida”, dice Schleicher, por lo que “la educación debe aprovechar las bondades de la tecnología y a la vez ocuparse de los peligros potenciales, como el ciberbullying, la pérdida de privacidad o mercados ilegales".

Para aquellos con las habilidades y el conocimiento adecuados, la digitalización y la globalización puede ser liberadora y emocionante; pero para quienes no están lo suficientemente preparados, estas tendencias pueden significar empleos vulnerables y una vida incierta. “La educación debe estar preparada para cambiar con la tecnología”, afirma el funcionario. “Los estudiantes necesitarán habilidades para los mercados laborales del futuro y para hacer frente a la creciente incertidumbre de la economía”.

  • Inteligencia artificial. Hoy en día necesitamos pensar mucho más sobre cómo se pueden complementar las habilidades humanas con la inteligencia de las computadoras. La educación, hasta ahora, le ha ganado la carrera a la tecnología, pero no hay garantía de que lo seguirá haciendo. En el futuro será necesario combinar la inteligencia artificial con la habilidades cognitivas, sociales y emocionales de los humanos.  

Para Schleicher, las escuelas del mañana tendrán que ayudar a los estudiantes a pensar por sí mismos y trabajar en equipo con empatía. Tendrán que ayudarlos a desarrollar un fuerte sentido de la ética y una sensibilidad hacia las demandas de los otros. En el trabajo, en casa y en la comunidad, la gente necesitará comprender a profundidad cómo se vive y se piensa en otras culturas. Sin importar el número de trabajos que ganen los robots sobre los humanos, seguirá existiendo y aumentando la necesidad de poner nuestros conocimientos y habilidades para contribuir a crear una vida cívica y social significativa.  

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
17 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top