Sala de prensa

La influencia de la alimentación en el desempeño escolar

Numerosos estudios han demostrado que una dieta sana está directamente relacionada con la mejora en el desempeño académico.

Una alimentación balanceada, rica en frutas y verduras, y baja en azúcares y grasas saturadas, contribuye a formar niños más sanos, energéticos y con mejor rendimiento académico. Así lo han demostrado numerosos estudios científicos.

En noviembre de 2018 se publicaron los resultados de una investigación realizada por tres profesores de la Universidad de Berkeley, California, titulada La calidad de la comida escolar y el desempeño académico. Michael Anderson, Justin Gallagher y Elizabeth Ramirez analizaron el tipo de alimentación que se ofrece en todas las escuelas públicas de California en un periodo de cinco años.

Los resultados del estudio arrojaron pruebas contundentes. Los centros educativos que contratan proveedores de comida saludable para sus alumnos obtuvieron puntajes más altos en los exámenes estatales de rendimiento académico.

Según los autores, la dieta más recomendada en la literatura que relaciona la nutrición y los procesos cognitivos es la dieta mediterránea. Esta consiste en una combinación de alimentos naturales (frutas, verduras, granos enteros, nueces), aceite de oliva, pescados y mariscos, así como en un consumo limitado de carnes rojas, sal, mantequilla y comida procesada.

También el Observatorio sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias, impulsado por la empresa Nestlé, considera que un niño come de forma saludable cuando incluye en su día a día el consumo de fruta natural y verduras frescas, y al menos una vez a la semana el de legumbres, pescados y frutos secos, aceite de oliva y agua como bebida principal.

“Independientemente de otros factores que inciden en este desarrollo como la genética o el ámbito socioeconómico, es muy importante que, junto al bienestar emocional, el niño disponga de una dieta saludable con todos los nutrientes que contribuyen a este proceso cognitivo que determina la capacidad de concentración, atención o memoria y el aprendizaje”, explica al diario ABC el psiquiatra Rafael Casas, experto en promoción de hábitos de salud y obesidad infantil.

Según Casas, el papel de los padres es fundamental. “Son los que transmiten al niño las bases y rutinas de un estilo de vida saludable en su sentido más amplio. Su rol es esencial para que los pequeños adquieran buenos hábitos de alimentación”.

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
8 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top