Sala de prensa

Las claves del aprendizaje cooperativo, según Francisco Zariquiey

El docente y autor de SM presenta una propuesta sencilla ‘e infalible’ para cooperativizar la práctica docente.

 

Francisco Zariquiey es maestro de Educación Primaria y autor del libro de SM, Cooperar para aprender [Puedes leer el primer capítulo aquí]. Diseñó y puso en marcha la línea pedagógica del colegio Ártica de Madrid, un centro que contribuyó a sistematizar el aprendizaje cooperativo en todas las etapas educativas, desde Educación Infantil hasta Bachillerato. Además es director del Colectivo Cinética, donde desarrolla una labor en el asesoramiento y formación a docentes y centros educativos de España e Hispanoamérica.

 

Como colaborador de SM España, Zariquiey ha presentado recientemente una propuesta “sencilla e infalible” para cooperativizar la práctica docente. Te presentamos los puntos clave de su planteamiento, que también puedes escuchar en su totalidad en este video.  

 

Lo primero que este especialista deja claro es que no existen dos grupos iguales ni dos profesores con el mismo estilo, por lo cual es necesario contextualizar las propuestas pedagógicas en función de las necesidades de cada grupo. A lo largo de su charla, Zariquiey desarrolla las característica de los tres elementos clave para considerar a un acto didáctico como cooperativo:

 

  1. El diseño de una tarea relevante para el aprendizaje de acuerdo al currículo.
  2. Establecer el nivel de ayuda adecuado para la realización de la tarea.
  3. Cooperativización de la situación de aprendizaje.

 

1. Diseño de la tarea.

Hay un mantra cooperativo fundamental, nos dice el especialista: “trabajar a partir de cosas que ya estás haciendo en lugar de inventar cosas nuevas”. Es mejor dar los primeros pasos hacia la cooperativización con tareas que sean habituales en la práctica de un docente, pues las posibilidades de éxitos a corto plazo son mayores. Si no, la cooperación se convierte en una carga más que en un apoyo para el aprendizaje.

 

A la hora de diseñar una tarea hay que preguntarnos: ¿promueve el aprendizaje del alumnado? “Porque si no sirve para aprender, yo no lo haría: se trata de que aprendan cooperando”, dice Zariquiey. “La tarea tiene que ser relevante per se”. Su segundo mantra del aprendizaje cooperativo es: “Lo importante no son las tareas sino los procesos que pretendemos que los niños desarrollen con esas tareas”. Estos procesos pueden ser: activar conocimientos previos;  comprender los contenidos presentados; o utilizar lo aprendido para resolver un problema o una tarea.

 

2. Nivel de ayuda

De acuerdo con el docente, no sirve de nada plantear tareas que los alumnos no puedan hacer. Por eso hay que preguntarse, ¿los alumnos serán capaces de hacer lo que les propongo? Si tenemos un niño que no es capaz de afrontar el trabajo de forma individual, viene muy bien plantearse la cooperación como una alternativa. Para ello, hay que tener en cuenta cuatro posibles patrones de cooperación:

 

  1. Los chicos realizan una tarea juntos, de principios a fin.
  2. Empiezan la tarea juntos y acaban solos.
  3. Empiezan solos y acaban juntos.
  4. Se hace trabajo individual dentro de un grupo.

Esos patrones responden a un concepto de andamiaje del grupo, explica Zariquiey. Para que un niño aprenda a hacer algo que no sabe hacer de manera independiente, hay que construirle un andamio que sostenga su desempeño. El niño empieza a operar con ese andamio, y en la medida que va aprendiendo, se pueden ir retirando piezas del andamio. Llega un momento en que podrá hacer la tarea sin ayuda. “En ese sentido, la cooperación es uno de los sistemas de andamiaje más potentes que existen”, afirma.

 

Para elegir el patrón de cooperación hay que preguntarse: ¿todos mis alumnos van a poder realizar la tarea? Sí pueden hacerlo y además muy bien, sería interesante elegir un patrón de cooperación individual, de modo que si tienen alguna duda o pregunta, pueden preguntar a un compañero. Si los estudiantes tienen algunas bases para hacer la tarea pero pueden mejorar, no conviene el trabajo individual puro: es mejor que empiecen solos y luego cooperen para mejorar. Si tengo una serie de alumnos que no van a saber cómo organizar el trabajo, se puede empezar a trabajar en grupo, para que piensen juntos lo que van a hacer, y en un segundo momento realicen la tarea de manera individual.

 

Es importante notar, dice el experto, que si la cooperación se traduce en solo hacer ejercicios juntos, podría llevar a una situación de dependencia. Pero si los estudiantes saben que después tendrán que utilizar lo aprendido de manera individual, queda claro que tienen que aprender juntos a hacer las cosas solos: pasar de un plano grupal a uno individual. Así pues, “la cooperación se utiliza como una herramienta que me va a permitir establecer el nivel de ayuda adecuado”.

 

3. Cooperativización de la situación de aprendizaje

No todo lo que ocurre cuando se juntan los estudiantes es aprendizaje cooperativo. Tenemos que entender, advierte Zariquiey, que si no se articula la cooperación de manera explícita, se pueden generar efectos devastadores. Por ejemplo, que unos trabajan y los otros copian, que unos se inhiben y no hacen nada, o que dos líderes monopolizan el trabajo y no dejan a los demás opinar. Eso deriva en que hay alumnos que no aprenden, “y solo es aprendizaje cooperativo si todos los alumnosa aprenden”.

 

Las tres preguntas básicas para que se pueda cooperativizar una tarea son:

 

  1. ¿Se necesitan mutuamente para hacer el trabajo? (¿Hay interdependencia positiva?)
  2. ¿Todos y todas pueden participar? (¿La participación es equitativa?
  3. ¿Podemos monitorizar lo que ha hecho cada uno? (¿Es posible medir la responsabilidad individual?)
portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
10 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top