Sala de prensa

Actividades para promover la lectura en la comunidad escolar

El Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe nos propone algunas prácticas básicas para formar lectores de todas las edades.

La promoción de lectura debe estar dirigida a toda la comunidad educativa, sostiene el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC). Es decir, a estudiantes, profesores, directivos, padres de familia y egresados. Para ello, el profesor o promotor de lectura, en caso de que haya alguien con esa función específica, debe implementar una gama de actividades que satisfaga a cada uno de esos públicos.

El propósito es crear un caldo de cultivo que favorezca una cultura lectora. Para ello, la escuela debe definir las necesidades específicas de la comunidad educativa, y a partir de eso, desarrollar una serie de actividades que se consoliden en un proyecto institucional de promoción de la lectura.                      

El CERLALC nos propone algunas prácticas básicas para formar lectores teniendo en cuenta la participación de todos los integrantes de una comunidad educativa.                          

1. Préstamo de materiales para el hogar                                                                                            

Como práctica básica, la institución debe contar con una biblioteca que pueda interesar a los padres, alumnos y demás miembros de la comunidad educativa. Junto con esta, es necesario desarrollar un sistema de préstamos para que, quien lo desee, pueda consultar los libros en casa.

2. Charlas y conversatorios                                                                                       

Es importante que al menos un día cada mes o cada dos meses, la escuela organice charlas con temas que interesen a los padres de familia sobre cómo formar hijos lectores. Algunos temas son: el proceso lector; cómo seleccionar libros infantiles y juveniles; la televisión y la lectura; clases o tipos de libros; materiales alternativos de lectura; actividades de animación a la lectura; la lectura en voz alta y la lectura silenciosa, entre otros.

3. Exhibición de materiales                                                                                       

En distintas encuestas se ha comprobado que muchas personas leen libros porque los vieron exhibidos en una vitrina de librería, o en un exhibidor de una biblioteca, o en una feria del libro. Por tanto, es conveniente que los profesores tengan un exhibidor permanente de libros, revistas, periódicos y otros materiales que puedan ser del agrado de los padres de familia.

4. Club de lectura semanal                                                                                        

Una de las acciones más efectivas en el mundo para formar lectores es el club de lectura. Si la institución logra instaurar al menos uno en la semana, quizá los sábados, es posible que se ahorre muchos problemas en la formación lectora de sus alumnos. Inclusive podría hacerse uno para los padres que, con el ejemplo, serán los mejores aliados.

5. Boletín informativo periódico

Los medios impresos son muy útiles y suelen dar resultado si se emplea en ellos un lenguaje sencillo, directo y esperanzador. Se puede utilizar este medio para presentar los logros de los estudiantes, proporcionar listados de libros impactantes, presentar la programación mensual de actividades de lectura y las novedades adquiridas para la comunidad educativa, reseñar libros recomendados, publicar entrevistas, etc.

6. Eventos culturales del libro y la lectura                                                                                          

Las instituciones educativas suelen llevar a cabo eventos culturales para celebrar determinados acontecimientos. Estos pueden ser empleados para que los papás y las mamás asistan y vean a sus hijos representando obras literarias, musicalizando poemas, haciendo lecturas dramatizadas, narrando historias o participando en concursos de oratoria.                                                      

7. Leer juntos                                                                                 

Se dice que la más contundente de las estrategias es la lectura en voz alta. Una actuación que cobra relevancia cada día son las lecturas en voz alta por parte de un adulto a otra persona o a un pequeño grupo en una emotiva atmósfera de intimidad.    

8. Debates sobre libros                                                                               

Las discusiones alrededor de un libro fortalecen el pensamiento crítico y son una ayuda para el desarrollo de la argumentación de las ideas. Por lo general los debates se desarrollan en dos sesiones: una antes de la lectura y la otra después de ella.              

9. Visitas de autores                                                                                     

Poder conversar con el autor del libro leído ha permitido que muchos lectores resuelvan inquietudes que de otra manera habría sido imposible. Además escuchar una obra, o un fragmento de ella, en la propia voz del escritor puede resultar muy enriquecedor. Por otra parte el pretexto de tener el autor como invitado da la posibilidad de programar con antelación sesiones de animación a la lectura.

 

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
4 + 10 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top